20 – EL REENCUENTRO CON LOS AMIGOS

A los pocos meses de retornar a Uruguay, compré un negocito que era como un drugstore, más venta de diarios. Un día estaba yo en mi negocio y entró un señor para hacer unas fotocopias. Levanté la vista para atenderlo y me quedé paralizada. Era Raul Foglino, compañero mio de estudios, desde 5º año de escuela. Fue una alegría indescriptible, casi salto el mostrador para darle un abrazo!!!! Estoy segura que la sorpresa y la alegría fue de ambas partes, porque desde aquel momento hasta hoy, 10-9-2013, seguimos en contacto.

A través de él me fui enterando de algunos amigos, éstos a su vez me dieron los contactos de otros compañeros y así los pude contactar a todos. El primer sábado o domingo (no recuerdo bien) de diciembre de 1990, nos reunimos todos en un club para almorzar.

El reencuentro fue de uno de los momentos mas emocionantes de mi vida. No acudieron todos, por supuesto, a pesar de que a algunos hasta los fuí a invitar en sus oficinas de trabajo. O sea que hice todo lo que estaba a mi alcance para volver a reunir nuevamente a aquél tan querido 4ºC. De cualquier manera, los que estábamos presentes éramos los más representativos de aquel grupo.

Es imposible describir lo que se siente cuando se cuenta y se escucha contar, los 30 años que habían pasado desde que nos dejamos de ver. Todos con vidas diferentes pero unidos por algo que no se puede comprar: AMOR

En esa reunión nos dimos cuenta que a pesar de haber tenido vidas tan diferentes, de tantos sufrimientos (una dictadura de por medio), alegrías, logros y fracasos, seguíamos siendo el grupo C del LEA que se había formado en 1956 y por eso digo que los reunidos éramos el grupo más representativo, porque casi todos los presentes estuvimos juntos desde el primer día y algunos desde la escuela.

Los sentimientos no se pueden describir con fidelidad, baste decir que cada vez que recuerdo aquella reunión, me emociono y recuerdo el abrazo de cada uno.

Ese día conocimos la familia de Susumo Nizisaqui, que con la delicadeza que caracteriza a este amigo, hizo que pasaran por el club apenas unos minutos, solo para presentárnosla.

Es al día de hoy que seguimos en contacto, no solo con nuestras reuniones anuales, sino telefónicamente, con algún encuentro esporádico, festejando nuestros 50, 60 y 70 años de vida y hasta nuestro  50º aniversario de condiscípulos, los que festejamos en casa de Ubaldo Talamás. Su esposa Esther, nos recibe con todo cariño y ya la hemos incorporado a nuestro grupo, del cual somos muy celosos de nuestra privacidad, al punto que desde el principio, las parejas estuvieron excluidas, para las reuniones anuales, no así para los aniversarios.

Cada reunión es una fiesta para el alma. Los 50 años de vida los festejamos en casa de Piky Terra, los 60º cumpleaños los festejamos en casa de Alba Nuñez y Víctor Rossi.

Hemos hecho varias reuniones en mi casa y aquí también festejamos nuestros 70 años de vida, cumpleaños que yo fui expresamente a festejar a Canada con mi familia.

Las reuniones anuales las hacemos en varios lugares además de mi casa, como ser: casa de Susumo Nizisaki; casa de Graciela Colombo, quien lamentablemente ya no está entre nosotros; en casa de Piky Terra; en casa de Julio Colocci, quien lamentablemente tampoco ya está entre nosotros; en casa de Ubaldo Talamás; en el Club A. Olimpia y nuestra  primera memorable reunión, en el Club de Empleados de los Casinos Municipales, conseguido por nuestro compañero Milton Ruibal, quien luego de algunas reuniones, lamentablemente dejó de concurrir a pesar de que era invitado todos los años y para todos los eventos.

Tengo el orgullo de que me tengan por la “mamá” del grupo, aunque seguro que no es por mi edad!!!!

 

Dos años después de nuestra primera reunión, comencé a buscar a mi querida profesora Margarita Borrallo. Finalmente la encontré y la llevé de sorpresa a la siguiente reunión, que se realizó en el Club Olimpia de Colón. Según sus propias palabras, la hice caminar por el tunel del tiempo. El recibimiento fue impresionante!! Parecía que nos habíamos dejado de ver hacia poquito y no que habían pasado tantos años.

En una ocasión nos hizo una reunión en su casa y allá fuimos sintiéndonos tan cómodos como si estuviéramos en nuestra propia casa. Margarita es una profesora que se ganó el cariño de todos sus alumnos, sin importar si gustaba o no su materia, Historia Nacional, como era mi caso que en aquella época, no me gustaba para nada (y actualmente tampoco a pesar de que soy una lectora fanática).

100_129a2

Y aquí está el matrimonio Talamás y el último miembro anexado a nuestro grupo, su esposa Esther, una mujer muy dulce que nos ha recibido en su casa con los brazos abiertos.

Gracias Esther!!!

100_3649rMatrimonio Talamás

http://wp.me/p3CDTO-mV

2 pensamientos en “20 – EL REENCUENTRO CON LOS AMIGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s